Elegía

A Pepe Rodriguez. In Memoriam.

Siento, como si al levantarme
todo hubiera sido un simulacro.
Una broma macabra hecha a medida
y a la altura de las circunstancias,

Hemos amanecido más solos,
el viento sopla con sorna y la sensación
de escena inacabada me ronda la espalda

sobre mi colchón insomne.

 

No puedo dormir.
Tú no estás muerto.
¡Tú no! Aunque lo haya dicho
aquel sacerdote lúgubre,
y desatinado, pero…
yo te sentí entre el tumulto

de gente, riéndote entre dientes
tratando de decirnos que

no deberíamos tomarnos

la vida tan enserio.

Dime, que esto solo es un simulacro,
que volveremos a vernos,
que todo lo que nos contaron
sobre la muerte no era cierto,
que seguiré escribiéndote
lo que me queda…, adentro.
Que me seguirás leyendo…

Dime que llevaban razón,
que andas sin cuerpo, pero vivo,
más vivo que nunca sin el dolor
de esta enmienda, liberado
de las miserias de la Tierra…

Dime que te han salido alas,
Que por fin vuelas alto, como hiciste
Con nosotros cuando estábamos cayendo.

Dime que ahora cabalgas, como un niño
En en día de Reyes, en el unicornio azul
Que aquella fiel poeta hizo para ti,
Para cuándo te decidieras por fin
Salir a buscar a ese niño, al niño
Qué fuiste… Así que recuérdalo:
Este es tu viaje más importante…

Ha llegado la hora,
La hora del desvío
De lo imprescindible.

Gracias por haber estado,
Por habernos sacudido
Por habernos despertado.

Gracias por quedarte,
Por no conformarte,
Por no ser como el resto,

Por la osadía, por la dignidad,
Por el alma, por el compromiso
Por la luz, por la bondad, por la valentía.

Ha llegado la hora. Tu hora,
Has pasado la prueba del simulacro
Y ahora te toca acercarte a la verdad
De la existencia, que desde aquí
No logramos entender todavía.

Disfruta del viaje, ¡te lo mereces!,
Prométeme que volveremos a vernos,
que sabremos encontrar el camino
de regreso en la próxima huida…

Mientras tanto sobreviviremos
al simulacro y viviremos
Con la certeza de que «Hoy es
Siempre todavía».

Feliz viaje, amigo.
Gracias por las alas.
Gracias por la vida.
Cuidaremos de la poesía

en tu ausencia.

Deja un comentario