Ciudad de puertas abiertas

 

Ciudad que se abre

Como un verano de la infancia.

Ojos sin retorno acostumbrándose a la luz,

Piernas de infinitos pasos hacia delante.

 

Cruce de caminos en el metro,

Pasarela de extraños,

Compañeros de viaje

y de bostezos.

Unidos por la ferviente rutina

de la prisa.

 

Ciudad que se abre, como un cuerpo

reviviendo  el amor en el arte,

Como un extranjero que aterriza

Cualquier mañana de domingo en el rastro.

 

Y después…

el vuelo de miradas azules

Tras los ventanales

de los edificios de mi barrio

A falta de mar:

bendito sea el cielo

De esta ciudad.

 

A Madrid, a mi Barrio de las Letras…

Febrero de 2019.

Deja un comentario